Otro modelo de energía es posible: la producción de renovables en Portugal supera la demanda energética

La apuesta de Portugal por liderar la transición hacia un nuevo modelo basado en las energías renovables está dando sus frutos. El país alcanzó un “hito histórico y sin precedentes” en el mes de marzo, en el que la producción de electricidad de fuentes renovables alcanzó los 4.182 gigavatios por hora (Gwh), superando el consumo total nacional, de 4.647 Gwh, según un informe de la Asociación Portuguesa de Energía Renovable (Apren) y la Sustainable Earth System Association, basado en los datos del operador de la red, REN.

Portugal sigue así los pasos de Escocia, que logró este balance mensual a favor de las renovables durante 2017, un resultado que también se han anotado en los últimos ejercicios otros países, pero durante periodos más limitados de tiempo -como Alemania-, así como regiones de menor tamaño -como El Hierro o Extremadura-. Las condiciones geográficas y climatológicas de Portugal, unidas a la apuesta estatal y de inversores privados, han propiciado este logro. Un hito muy lejos aún para el conjunto de España, donde las restrictivas políticas y la falta de inversiones en los últimos años han lastrado el potencial del mix energético: en 2017, las renovables aportaron el 33,3% del total de energía generada a nivel nacional -por debajo del 40,8% de 2016, debido al impacto de la sequía-, el peor porcentaje de los últimos cinco años.

“Los datos de marzo, además de ser una señal de un punto de inflexión del sector eléctrico portugués, demuestran la viabilidad técnica, la seguridad y la fiabilidad del sistema eléctrico nacional, operando con gran cantidad de electricidad renovable. Se puede confiar en la energía renovable como fuente segura y viable con la que cumplir las demandas de electricidad del país”, destacaron ambas organizaciones.

energias renovables

El informe detalla que la energía hidroeléctrica aportó el 55% del consumo mensual, seguida de la eólica, con el 42%, mientras que el resto correspondió a biomasas e instalaciones solares. Las organizaciones explican que no todo el consumo real fue atendido realmente por las renovables, sino que hubo algunos periodos de tiempo concretos en los que se utilizó la procedente de plantas de energía fósil o de importación. Sin embargo, esta generación quedó “totalmente compensada por períodos de mucho mayor generación de energía renovable”, lo que llevó a la producción del 103,6% respecto al consumo total. Sí hubo dos periodos, uno de 70 horas y otro de 69 horas, con consumo totalmente cubierto por renovables.

En esta línea, la Apren afirmó que “el logro del mes pasado es un ejemplo de lo que ocurrirá con más frecuencia en un futuro próximo. Se espera que para 2040 la producción de electricidad renovable podrá garantizar, de forma efectiva en cuanto a costes, el consumo total anual de electricidad del Portugal continental”.

Menos costes y ahorros en emisiones

Este avance en el mix energético en Portugal tendrá un doble impacto económico, para el país y para sus ciudadanos: la producción con renovables permite reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, con la consiguiente rebaja en el pago de derechos, y abaratará, también, la factura energética para familias y empresas. En esta línea, un informe de la Agencia Internacional de las Energías Renovables concluye que  generación de electricidad a partir de estas fuentes “no solo es mejor para el medio ambiente que los combustibles fósiles, sino que también será considerablemente más barata en pocos años”.

De hecho, el informe de la Apren y la Sustainable Earth System Association destaca que la producción de energía renovable en Portugal durante marzo permitió recortar en 1,8 millones de toneladas la emisión de dióxido de carbono, con un ahorro de 21 millones de euros en pagos de derechos de emisión.

Además, la diversificación de fuentes energéticas ha permitido al Gobierno luso suspender las ayudas al suministro energético garantizado que pagaba a los productores, que suponían unos 20 millones de euros al año -la mayor parte, para plantas de combustibles fósiles-.

A ello hay que añadir que, si se consolida la sobreproducción respecto al consumo energético real en el país, se abrirá la puerta para que Portugal se consolide como exportador a otros mercados europeos.

Un ejemplo a seguir para España.

Recommended Posts

Leave a Comment